2019-05-18

¿Qué está causando este dolor en la parte posterior de mi rodilla?

¿Esto es motivo de preocupación?

La rodilla es la articulación más grande de su cuerpo y una de sus áreas más propensas a las lesiones. Está formado por huesos que pueden fracturarse o moverse fuera de la articulación, así como cartílagos, ligamentos y tendones que pueden sufrir distensiones o desgarros.

Algunas lesiones de rodilla finalmente se curan solas con descanso y cuidado. Otros requieren cirugía u otras intervenciones médicas. A veces, el dolor es un signo de una afección crónica como la artritis que daña la rodilla gradualmente con el tiempo.

Estas son algunas de las afecciones que pueden causar dolor en la parte posterior de la rodilla y qué esperar si tiene una de ellas.

1. Calambres en las piernas

Un calambre es un estiramiento de un músculo. Los músculos de las pantorrillas son más propensos a sufrir calambres, pero otros músculos de las piernas también pueden contraerse, incluidos los músculos de la parte posterior del muslo cerca de la rodilla.

Es más probable que tenga calambres en las piernas cuando hace ejercicio o durante el embarazo.

Otras causas posibles incluyen:

  • problemas nerviosos en las piernas
  • deshidración
  • infecciones, como el tétanos
  • Toxinas, como el plomo o el mercurio en la sangre.
  • enfermedad del hígado

Cuando tiene un calambre, de repente sentirá que su músculo se contrae, o un espasmo. El dolor dura desde unos pocos segundos hasta 10 minutos. Después de que pasa el calambre, el músculo puede estar adolorido por algunas horas. Aquí le indicamos cómo detener el dolor y prevenir futuros calambres en las piernas.

2. La rodilla de saltador

La rodilla de saltador es una lesión en el tendón, el cordón que conecta su rótula (rótula) a su espinilla. También se llama tendinitis patelar . Puede suceder cuando saltas o cambias de dirección, como cuando juegas voleibol o baloncesto.

Estos movimientos pueden causar pequeñas lágrimas en el tendón. Con el tiempo, el tendón se inflama y debilita.

La rodilla de saltador causa dolor debajo de la rótula. El dolor empeora con el tiempo.

Otros síntomas incluyen:

  • debilidad
  • rigidez
  • problemas para doblar y enderezar la rodilla

3. Tendinitis del bíceps femoral (lesión de los isquiotibiales)

El tendón de la corva consiste en un trío de músculos que recorren la parte posterior del muslo:

  • musculo semitendinoso
  • músculo semimembranoso
  • músculo bíceps femoral

Estos músculos te permiten doblar la rodilla.

La lesión de uno de estos músculos se denomina distensión de los músculos isquiotibiales o distensión. Una distensión de los isquiotibiales ocurre cuando el músculo se estira demasiado. El músculo puede desgarrarse completamente, lo que puede tardar meses en sanar.

Cuando te lesionas el músculo isquiotibial, sentirás un dolor repentino. Las lesiones en el bíceps femoral , llamadas tendinopatías del bíceps femoral, causan dolor en la parte posterior de la rodilla.

Otros síntomas incluyen:

  • hinchazón
  • moretones
  • debilidad en la parte posterior de la pierna

Este tipo de lesión es común en atletas que corren rápido en deportes como fútbol, ​​baloncesto, tenis o atletismo. Estirar los músculos antes de jugar puede ayudar a prevenir que ocurra esta lesión.

4. Quiste de Baker

Un quiste de Baker es un saco lleno de líquido que se forma detrás de la rodilla. El líquido dentro del quiste es líquido sinovial. Normalmente, este líquido actúa como un lubricante para la articulación de la rodilla. Pero si tiene artritis o una lesión en la rodilla, su rodilla puede producir demasiado líquido sinovial. El líquido extra puede acumularse y formar un quiste.

Los síntomas incluyen:

  • dolor en y detrás de tu rodilla
  • hinchazón detrás de tu rodilla
  • rigidez y problemas para flexionar la rodilla

Estos síntomas pueden empeorar cuando estás activo. Si el quiste estalla, sentirá un dolor agudo en la rodilla.

Los quistes de Baker a veces desaparecen por sí solos. Para tratar un quiste grande o doloroso, es posible que necesite inyecciones de esteroides, terapia física o que se drene el quiste. Es importante determinar si un problema subyacente está causando el quiste, como la artritis. Si es así, resolver este problema primero puede hacer que el quiste de Baker se aclare.

5. Tendinitis de Gastrocnemius (distensión de la pantorrilla)

El músculo gastrocnemio y el músculo sóleo forman la pantorrilla, que es la parte posterior de la parte inferior de la pierna. Estos músculos te ayudan a doblar la rodilla y apuntar los dedos de los pies.

Cualquier deporte que requiera que usted pase rápidamente de una posición de pie a una carrera, como el tenis o el squash, puede forzar o desgarrar el músculo gastrocnemio. Sabrá que ha tensado este músculo por el dolor repentino que causa en la parte posterior de la pierna.

Otros síntomas incluyen:

  • dolor e hinchazón en la pantorrilla
  • moretones en la pantorrilla
  • problemas para pararse de puntillas

El dolor debe disminuir dependiendo del tamaño de la lágrima. El descanso, la elevación de la pierna y la formación de hielo en el área lesionada lo ayudarán a curarse más rápido.

6. Desgarro de menisco

El menisco es un pedazo de cartílago en forma de cuña que amortigua y estabiliza la articulación de la rodilla. Cada una de sus rodillas tiene dos meniscos, uno a cada lado de la rodilla.

Los atletas a veces rompen el menisco cuando se ponen en cuclillas y giran la rodilla. A medida que envejece, su menisco se debilita y degenera y es más probable que se desgarre con cualquier movimiento de torsión.

Cuando rompes un menisco, es posible que escuches un sonido de "estallido". Al principio la herida puede no doler. Pero después de caminar por unos días, la rodilla puede volverse más dolorosa.

Otros síntomas de un desgarro de menisco son:

  • rigidez en la rodilla
  • hinchazón
  • debilidad
  • Bloqueo o ceder de la rodilla.

El descanso, el hielo y la elevación de la rodilla afectada pueden ayudar a aliviar los síntomas y permitir que sane más rápido. Si el desgarro no mejora por sí solo, es posible que necesite una cirugía para repararlo.

7. Lesión del ligamento cruzado anterior

El ligamento cruzado anterior (LCA) es una banda de tejido que recorre la parte frontal de la articulación de la rodilla. Conecta tu fémur a tu espinilla y ayuda a estabilizar y proporcionar movimiento a tu rodilla.

La mayoría de las lesiones de LCA ocurren cuando disminuye la velocidad, se detiene o cambia de dirección repentinamente mientras corre. También puedes forzar o desgarrar este ligamento si aterrizas mal, o te golpea en un deporte de contacto como el fútbol.

Es posible que sienta un "estallido" cuando ocurre la lesión. Después, tu rodilla dolerá y se hinchará. Es posible que tenga problemas para mover completamente la rodilla y sentir dolor al caminar.

El descanso y la terapia física pueden ayudar a curar una cepa de LCA. Si el ligamento está roto, a menudo necesitará cirugía para repararlo. Esto es lo que puede esperar durante la reconstrucción de ACL.

8. Lesión del ligamento cruzado posterior

El ligamento cruzado posterior (LCP) es el socio de la LCA. Es otra banda de tejido que conecta el fémur con la espinilla y apoya la rodilla. Sin embargo, el PCL no es tan probable que se lesione como el ACL.

Puede lesionar el PCL si recibe un golpe fuerte en la parte delantera de la rodilla, como en un accidente automovilístico. A veces se producen lesiones por torcer la rodilla o faltar un paso al caminar.

Estirar el ligamento demasiado lejos causa una tensión. Con suficiente presión, el ligamento puede desgarrarse en dos partes.

Junto con el dolor, una lesión de PCL causa:

  • hinchazón de la rodilla
  • rigidez
  • dificultad para caminar
  • debilidad de la rodilla

El descanso, el hielo y la elevación pueden ayudar a que una lesión de PCL se cure más rápido. Es posible que necesite una cirugía si se lesionó más de un ligamento en la rodilla, tiene síntomas de inestabilidad o si también tiene daño en el cartílago.

9. Condromalacia

La condromalacia ocurre cuando el cartílago dentro de una articulación se rompe. El cartílago es el material de goma que amortigua los huesos para que no se rasquen entre sí cuando te mueves.

La lesión en la rodilla o el desgaste gradual por la edad, la artritis o el uso excesivo pueden causar condromalacia. El sitio más común de ruptura del cartílago se encuentra debajo de la rótula (rótula). Cuando el cartílago desaparece, los huesos de la rodilla se rozan entre sí y causan dolor.

El síntoma principal es un dolor sordo detrás de la rótula. El dolor puede empeorar al subir escaleras o después de haber estado sentado por un tiempo.

Otros síntomas incluyen:

  • problemas para mover la rodilla más allá de cierto punto
  • debilidad o pandeo de la rodilla
  • una sensación de agrietamiento o rechinamiento cuando doblas y estiras la rodilla


El hielo, los analgésicos de venta libre y la terapia física pueden ayudar con el dolor. Una vez que el cartílago está dañado, la condromalacia no desaparecerá. Sólo la cirugía puede reparar el cartílago dañado.

10. Artritis

La artritis es una enfermedad degenerativa en la que el cartílago que amortigua y apoya la articulación de la rodilla se desgasta gradualmente. Hay algunos tipos de artritis que pueden afectar las rodillas:

  • La osteoartritis es el tipo más común. Es una degradación gradual del cartílago que se produce a medida que envejece.
  • La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune en la cual el sistema inmunológico ataca erróneamente las articulaciones.
  • El lupus es otra enfermedad autoinmune que causa inflamación en las rodillas y otras articulaciones.
  • La artritis psoriásica causa dolor articular y parches escamosos en la piel.

Puede controlar el dolor de la artritis con ejercicio, inyecciones y analgésicos. La artritis reumatoide y otras formas inflamatorias de la afección se tratan con medicamentos modificadores de la enfermedad que amortiguan la respuesta del sistema inmunitario y reducen la inflamación en el cuerpo. Averigüe cómo puede controlar el dolor de la artritis.

11. Trombosis venosa profunda

La trombosis venosa profunda (TVP) es un coágulo de sangre que se forma en una vena profunda dentro de la pierna. Sentirás dolor en la pierna, especialmente cuando te pones de pie. Aquí le indicamos cómo saber si tiene un coágulo de sangre.

Otros síntomas incluyen:

  • hinchazón de la pierna
  • calidez en la zona
  • piel roja

Es importante que la TVP sea tratada lo más rápido posible. Un coágulo puede liberarse y viajar a los pulmones. Cuando un coágulo se aloja en una arteria de los pulmones se llama embolia pulmonar (EP) . La EP puede ser potencialmente mortal.

La TVP se trata con anticoagulantes. Estos medicamentos evitan que el coágulo crezca y evitan que se formen nuevos coágulos. Tu cuerpo eventualmente romperá el coágulo.

Si tiene un coágulo grande que es peligroso, su médico le administrará medicamentos llamados trombolíticos para romperlo más rápidamente.

Consejos para un alivio rápido

  • Debieras
  • Descanse la rodilla hasta que sane.
  • Mantenga el hielo sobre él durante 20 minutos a la vez, varias veces al día.
  • Use una venda de compresión para apoyar la rodilla, pero asegúrese de que no esté demasiado apretada.
  • Eleve la rodilla lesionada sobre una almohada o varias almohadas.
  • Use muletas o un bastón para quitar peso de la rodilla.
  • Tome medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) de venta libre para aliviar el dolor, como la aspirina (Bufferin), el ibuprofeno (Advil) y el naproxeno (Naprosyn).

Cuando ver a tu doctor

Es posible que pueda tratar el dolor de una lesión menor o artritis en el hogar. Pero llame a su médico si experimenta lo siguiente:

  • La pierna afectada es roja.
  • La pierna está muy hinchada.
  • Tienes mucho dolor.
  • Tienes fiebre.
  • Has tenido un historial de coágulos de sangre.

Pueden determinar la causa de su dolor de rodilla y ayudarlo a encontrar alivio.

También debe buscar atención médica inmediata si experimenta:

  • dolor severo
  • hinchazón repentina o calor en la pierna
  • dificultad para respirar
  • una pierna que no puede sostener tu peso
  • Cambios en la apariencia de la articulación de la rodilla.




Share:

Artículos relacionados

Comentarios

Disqus

Disqus comments:


Facebook

Facebook comments:

No hay comentarios:

Publicar un comentario