¿Cómo el estrés y la ansiedad pueden causar dolor en la mandíbula y cómo aliviarlo?


El acceso a un tratamiento efectivo para los problemas de mandíbula todavía es relativamente escaso dentro de la industria de la salud.

El vínculo entre el estrés / ansiedad y el dolor en la mandíbula

El estrés puede contribuir inconscientemente a apretar con más frecuencia que lo habitual, lo que crea más presión dentro de la mandíbula (o articulaciones temporomandibulares). Con el tiempo, esto puede conducir a un control deficiente de los músculos responsables de abrir y cerrar la boca.


Si no se controla este problema, nuestro cerebro (que controla estos músculos) puede perder la capacidad de recordar la posición y el movimiento correctos de la mandíbula. En combinación con los efectos físicos que el estrés tiene en nuestra postura, así como los músculos en el cuello y los hombros, tenemos un brebaje para la catástrofe.

"El mejor tratamiento del dolor consiste en ejercicios de mandíbula muy suaves que se pueden realizar de forma rápida y discreta en casa o en el trabajo".

Signos y síntomas de la disfunción de la mandíbula

Para muchas personas que experimentan dolor facial, la causa puede pasar desapercibida. Como sociedad, carecemos de comprensión de los síntomas asociados con la mandíbula, por lo que las personas a menudo descartarán o simplemente aceptarán su dolor e incomodidad. Algunas personas por lo general, han experimentado estos síntomas durante muchos meses o incluso años.

Algunos de los síntomas más comunes son
Ruidos al abrir y cerrar la boca.
Episodios en los que la mandíbula se atasca o se "bloquea".
Dificultad y dolor al comer ciertos alimentos, como manzanas o nueces.
De la nada amenace con un dolor en la mandíbula y se siente molestoso durante todo el día
A menudo también pueden experimentar los efectos de flujo de la disfunción de la mandíbula, como dolor de cuello, dolor de oído, dolores de cabeza, miedo a las comidas y pérdida de peso (debido a la incapacidad de comer alimentos sólidos).

Por lo tanto, es importante tener en cuenta estos síntomas antes de que progresen hacia etapas más avanzadas de la disfunción de la mandíbula.

Ejercicios simples para aliviar el dolor de la mandíbula causada por los síntomas de ansiedad y el estrés

El dolor se trata mejor a través de ejercicios de mandíbula muy suaves que se pueden hacer de forma rápida y discreta en el hogar o el trabajo. Los ejercicios ayudarán a reentrenar los músculos que controlan la mandíbula, lo que con el tiempo restaura la conciencia del cerebro sobre la posición y el movimiento correcto de la mandíbula.

Prueba este ejercicio muy simple que llamo 'aleteo'. Haga un sonido 'brrrrrr', muy parecido al sonido que hace un caballo. Esto hará que tus labios y mejillas vibren rápidamente, lo que aflojará los músculos tensos de tu rostro. Si los músculos de su cara ya están apretados esto puede requerir un poco de práctica. Recomiendo revolotear durante unos segundos y repetir tantas veces como sea necesario para aliviar la tensión facial, realice este tipo de ejercicio 7 veces al día, cada ejercicio debe tener como mínimo unos 5 minutos de su tiempo.

¿Cómo prevenir problemas mandibulares?

Los siguientes consejos pueden ayudar a prevenir el inicio de la disfunción de la mandíbula:
Cuando esté sentado, evite apoyar su cara o barbilla en la palma de su mano.
Si es posible, trate de no dormir con la mano directamente debajo de un lado de su cara.
Intenta reducir tus niveles de estrés y busca ayuda profesional si es necesario.
Evite masticar chicle repetitivamente en un lado.
Realice chequeos regulares con su dentista.
Reduzca la ansiedad mediante un tratamiento
Para más ayuda e información

Para obtener más información sobre la rigidez y los problemas de la mandíbula, hable con su médico de cabecera o dentista de confianza.

¡Nunca ignores una mandíbula apretada! Este es comúnmente el primer signo de que puede tener un problema mandibular en desarrollo. Si sospecha que tiene un problema en la mandíbula, busque ayuda lo antes posible ya que la intervención temprana es clave.



Share:

Artículos relacionados


Disqus

Disqus comments:


Facebook

Facebook comments:

Feeds