Ataques de pánico y trastorno de pánico


Síntomas, tratamiento y consejos para superar el pánico

Un ataque de pánico es una oleada repentina de ansiedad y miedo abrumadores. Tu corazón late y no puedes respirar. Incluso puede sentir que se está muriendo o volviendo loco. Si no se trata, los ataques de pánico pueden provocar un trastorno de pánico y otros problemas. Incluso pueden provocar que se retire de las actividades normales. Pero los ataques de pánico se pueden curar y cuanto antes busque ayuda, mejor. Con tratamiento, puede reducir o eliminar los síntomas de pánico y recuperar el control de su vida.


¿Qué es un ataque de pánico?

Un ataque de pánico es una ola intensa de miedo caracterizada por su inesperada e intensidad debilitante e inmovilizadora. A menudo salen de la nada, sin previo aviso. No puede haber una razón clara para el ataque. Incluso pueden ocurrir cuando estás relajado o dormido.

Un ataque de pánico puede ser una ocurrencia única, pero muchas personas experimentan episodios repetidos. Los ataques de pánico recurrentes a menudo se desencadenan por una situación específica, como cruzar un puente o hablar en público, especialmente si esa situación ha causado un ataque de pánico antes. Por lo general, la situación de inducción de pánico es aquella en la que se siente en peligro y no puede escapar.

Puede experimentar uno o más ataques de pánico, pero ser perfectamente feliz y saludable. O sus ataques de pánico pueden ocurrir como parte de otro trastorno, como trastorno de pánico, fobia social o depresión. Independientemente de la causa, los ataques de pánico son tratables. Existen estrategias de afrontamiento que puede utilizar para tratar los síntomas y también existen tratamientos efectivos.

La historia de Mónica

Mónica tuvo su primer ataque de pánico hace seis meses. Estaba en su oficina preparándose para una importante presentación de trabajo cuando, de repente, sintió una intensa ola de miedo. Entonces la habitación comenzó a girar y sintió que iba a vomitar. Todo su cuerpo temblaba, no podía respirar, y su corazón latía con fuerza de su pecho. Se agarró a su escritorio hasta que el episodio pasó, pero la dejó profundamente conmocionada.

Mónica tuvo su siguiente ataque de pánico tres semanas después, y desde entonces, han estado ocurriendo con una frecuencia cada vez mayor. Nunca sabe cuándo o dónde sufrirá un ataque, pero teme tenerlo en público. En consecuencia, ella se ha quedado en casa después del trabajo, en lugar de salir con amigos. También se niega a subir al ascensor hasta su oficina en el piso 12 por miedo a quedar atrapada si tiene otro ataque de pánico.

Signos y síntomas de un ataque de pánico

Los signos y síntomas de un ataque de pánico se desarrollan abruptamente y generalmente alcanzan su punto máximo en 10 minutos. La mayoría de los ataques de pánico terminan en 20 a 30 minutos, y raramente duran más de una hora.

Signos y síntomas de ataques de pánico

Falta de aliento o hiperventilación

Palpitaciones del corazón o corazón acelerado

Dolor o malestar en el pecho

Temblor

Sensación de asfixia

Sentirse irreal o desconectado de su entorno

Transpiración

Náuseas o malestar estomacal

Sensación de mareo, mareo o desmayo

Sensaciones de entumecimiento u hormigueo

Flashes fríos o calientes

Miedo a morir, perder el control o volverse loco

Los ataques de pánico a menudo ocurren cuando estás fuera de casa, pero pueden ocurrir en cualquier lugar y en cualquier momento. Puede tener uno mientras está en una tienda de compras, caminando por la calle, conduciendo su automóvil o sentándose en el sofá de su casa.

¿Es un ataque al corazón o un ataque de pánico?

La mayoría de los síntomas de un ataque de pánico son físicos, y muchas veces estos síntomas son tan graves que puede pensar que está teniendo un ataque al corazón. De hecho, muchas personas que sufren ataques de pánico realizan repetidos viajes al médico o a la sala de emergencias en un intento de obtener tratamiento para lo que creen que es un problema médico que amenaza la vida. Si bien es importante descartar posibles causas médicas de síntomas como dolor en el pecho, palpitaciones cardíacas o dificultad para respirar, a menudo se pasa por alto el pánico como una posible causa, y no al revés.

Signos y síntomas del trastorno de pánico

Muchas personas experimentan ataques de pánico sin más episodios o complicaciones. Hay pocas razones para preocuparse si solo ha tenido uno o dos ataques de pánico. Sin embargo, algunas personas que han experimentado ataques de pánico continúan desarrollando un trastorno de pánico. El trastorno de pánico se caracteriza por ataques de pánico repetidos, combinados con cambios importantes en el comportamiento o ansiedad persistente por tener más ataques.

Reconociendo el trastorno de pánico

Es posible que sufra de trastorno de pánico si:

    Experimenta ataques de pánico frecuentes e inesperados que no están ligados a una situación específica
    Preocuparse mucho por tener otro ataque de pánico
    Se comporta de manera diferente debido a los ataques de pánico, como evitar lugares en los que previamente se había sentido preso del pánico

Si bien un solo ataque de pánico solo puede durar unos minutos, los efectos de la experiencia pueden dejar una huella duradera. Si tiene un trastorno de pánico, los ataques de pánico recurrentes tienen un costo emocional. El recuerdo del intenso miedo y terror que sentiste durante los ataques puede afectar negativamente tu autoconfianza y causar una interrupción seria en tu vida diaria. Eventualmente, esto conduce a los siguientes síntomas de trastorno de pánico:

Ansiedad anticipada: en lugar de sentirse relajado y como usted entre los ataques de pánico, se siente ansioso y tenso. Esta ansiedad proviene del temor a tener futuros ataques de pánico. Este "miedo al miedo" está presente la mayor parte del tiempo, y puede ser extremadamente incapacitante.

Evitación fóbica: comienzas a evitar ciertas situaciones o entornos. Esta evasión puede basarse en la creencia de que la situación que está evitando causó un ataque de pánico previo. O puede evitar los lugares donde escaparse sería difícil o la ayuda no estaría disponible si tuviera un ataque de pánico. Llevada al extremo, la evitación fóbica se convierte en agorafobia.

Trastorno de pánico con agorafobia

Se pensaba tradicionalmente que la agorafobia implicaba un miedo a los lugares públicos y espacios abiertos. Sin embargo, ahora se cree que la agorafobia se desarrolla como una complicación de los ataques de pánico. Si eres agorafóbico, tienes miedo de tener un ataque de pánico en una situación en la que escapar sería difícil o embarazoso. También puede tener miedo de tener un ataque de pánico en el que no pueda obtener ayuda.

Debido a estos temores, comienzas a evitar más y más situaciones. Por ejemplo, puede comenzar a evitar lugares concurridos, como centros comerciales o estadios deportivos. También puede evitar los automóviles, los aviones, el metro y otras formas de viaje. En casos más severos, es posible que solo se sienta seguro en su hogar.

Aunque la agorafobia puede desarrollarse en cualquier punto, por lo general aparece dentro de un año de sus primeros ataques de pánico recurrentes.

Situaciones o actividades que puedes evitar si tienes agorafobia:

    Estar lejos de casa, conducir o ir a cualquier parte sin la compañía de una persona "segura"
    Esfuerzo físico: debido a la creencia de que podría desencadenar un ataque de pánico
    Ir a lugares donde no es fácil escapar, como restaurantes, teatros, tiendas o en transporte público
    Lugares donde sería embarazoso tener un ataque de pánico, como una reunión social
    Comer o beber cualquier cosa que pueda provocar pánico, como el alcohol, la cafeína o ciertos alimentos o medicamentos

Causas de ataques de pánico y trastorno de pánico

Aunque las causas exactas de los ataques de pánico y el trastorno de pánico no están claras, la tendencia a tener ataques de pánico se produce en las familias. También parece haber una conexión con las principales transiciones de la vida, como graduarse de la universidad e ingresar al lugar de trabajo, casarse y tener un bebé. Estrés intenso como graduarse de la universidad e ingresar al lugar de trabajo, casarse y tener un bebé, como la muerte de un ser querido, el divorcio o la pérdida del trabajo también pueden desencadenar un ataque de pánico.

Los ataques de pánico también pueden ser causados por afecciones médicas y otras causas físicas. Si padece síntomas de pánico, es importante consultar a un médico para descartar las siguientes posibilidades:

    Prolapso de la válvula mitral, un problema cardíaco menor que ocurre cuando una de las válvulas del corazón no se cierra correctamente
    Hipertiroidismo (glándula tiroides hiperactiva)
    Hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en la sangre)
    Uso estimulante (anfetaminas, cocaína, cafeína)
    Retirada de medicamentos

Tratamiento para ataques de pánico y trastorno de pánico

Los ataques de pánico y el trastorno de pánico son condiciones tratables. Por lo general, pueden tratarse con éxito con estrategias de autoayuda o una serie de sesiones de terapia.

Terapia cognitivo-conductual para ataques de pánico y trastorno de pánico

La terapia cognitiva conductual generalmente se considera la forma más efectiva de tratamiento para los ataques de pánico, el trastorno de pánico y la agorafobia. La terapia conductual cognitiva se centra en los patrones de pensamiento y las conductas que sostienen o desencadenan los ataques de pánico. Te ayuda a mirar tus miedos en una luz más realista.

Por ejemplo, si tuvo un ataque de pánico mientras conducía, ¿qué es lo peor que realmente pasaría? Si bien es posible que deba detenerse al costado de la carretera, no es probable que bloquee su automóvil o sufra un ataque cardíaco. Una vez que sepa que nada realmente desastroso va a suceder, la experiencia de pánico se vuelve menos aterradora.

Terapia de exposición para ataques de pánico y trastorno de pánico

En la terapia de exposición para el trastorno de pánico, usted está expuesto a las sensaciones físicas de pánico en un entorno seguro y controlado, lo que le brinda la oportunidad de aprender formas más saludables de sobrellevar la situación. Se le puede pedir que hiperventile, sacuda la cabeza de lado a lado o contenga la respiración. Estos ejercicios diferentes causan sensaciones similares a los síntomas de pánico. Con cada exposición, temes menos a estas sensaciones corporales internas y sientes una mayor sensación de control sobre tu pánico.

Si tiene agorafobia, la exposición a las situaciones que teme y evita también se incluye en el tratamiento. Como en la terapia de exposición para fobias específicas, enfrenta la situación temida hasta que el pánico comienza a desaparecer. A través de esta experiencia, aprendes que la situación no es dañina y que tienes control sobre tus emociones.

Tratamiento de medicación para ataques de pánico y trastorno de pánico

La medicación puede usarse para controlar temporalmente o reducir algunos de los síntomas del trastorno de pánico. Sin embargo, no trata ni resuelve el problema. La medicación puede ser útil en casos graves, pero no debe ser el único tratamiento que se persigue. La medicación es más efectiva cuando se combina con otros tratamientos, como la terapia y los cambios en el estilo de vida, que abordan las causas subyacentes del trastorno de pánico.

Los medicamentos utilizados para los ataques de pánico y el trastorno de pánico incluyen:

Antidepresivos: Se necesitan varias semanas antes de que comiencen a funcionar, por lo que debe tomarlos continuamente, no solo durante un ataque de pánico.

Benzodiacepinas: Estos son medicamentos contra la ansiedad que actúan muy rápidamente (por lo general, dentro de los 30 minutos a una hora). Tomarlos durante un ataque de pánico proporciona un alivio rápido de los síntomas. Sin embargo, las benzodiacepinas son altamente adictivas y tienen síntomas graves de abstinencia, por lo que deben usarse con precaución.

Consejos de autoayuda para ataques de pánico

Cuando se trata de ataques de pánico, el tratamiento y la terapia profesionales pueden marcar una gran diferencia. Pero también hay muchas cosas que puede hacer para ayudarse a sí mismo:

Aprende sobre pánico y ansiedad. Simplemente saber más sobre el pánico puede ayudar mucho a aliviar su angustia. Así que lee sobre la ansiedad, el trastorno de pánico y la respuesta de lucha o huida experimentada durante un ataque de pánico. Aprenderá que las sensaciones y sentimientos que tiene cuando tiene pánico son normales y que no se está volviendo loco.

Evita fumar, el alcohol y la cafeína. Todos estos pueden provocar ataques de pánico en personas que son susceptibles. Como resultado, es aconsejable evitar el alcohol, el cigarrillo, el café y otras bebidas con cafeína. Si necesita ayuda para dejar de fumar, puede visitar ¿Cómo dejar de fumar?. También tenga cuidado con los medicamentos que contienen estimulantes, como las pastillas para adelgazar y los medicamentos para el resfriado sin somnolencia.

Aprenda cómo controlar su respiración. La hiperventilación provoca muchas sensaciones (como aturdimiento y opresión en el pecho) que ocurren durante un ataque de pánico. La respiración profunda, por otro lado, puede aliviar los síntomas del pánico. Al aprender a controlar su respiración, desarrolla una habilidad de afrontamiento que puede usar para calmarse cuando comienza a sentirse ansioso. Si sabes cómo controlar tu respiración, también es menos probable que crees las sensaciones a las que tienes miedo.

Practica técnicas de relajación. Cuando se practica regularmente, actividades como el yoga, la meditación y la relajación muscular progresiva fortalecen la respuesta de relajación del cuerpo, lo opuesto a la respuesta al estrés involucrada en la ansiedad y el pánico. Y no solo estas prácticas de relajación promueven la relajación, sino que también aumentan los sentimientos de alegría y ecuanimidad. Así que haga tiempo para ellos en su rutina diaria.

Conéctese cara a cara con familiares y amigos. La ansiedad prospera cuando te sientes aislado, así que comunícate regularmente con personas que se preocupan por ti. Si sientes que no tienes a nadie a quien recurrir, explora formas de conocer gente nueva y construir amistades de apoyo.

Hacer ejercicio regularmente. El ejercicio es un analgésico natural así que trate de moverse durante al menos 30 minutos la mayoría de los días (tres sesiones de 10 minutos son igual de buenas). El ejercicio aeróbico rítmico que requiere mover ambos brazos y piernas, como caminar, correr, nadar o bailar, puede ser especialmente efectivo.

Duerma lo suficiente. El sueño insuficiente o de mala calidad puede empeorar la ansiedad, así que trate de dormir de siete a nueve horas por noche. Si dormir bien es un problema para usted, estos consejos para dormir bien pueden ayudar.



Share:

Artículos relacionados


Related post

Disqus

Disqus comments:


Facebook

Facebook comments: