Salud Tratamientos











Lidiando con enfermedades crónicas y la depresión


Las enfermedades crónicas forman un círculo vicioso. Las condiciones médicas crónicas pueden provocar ataques de depresión, lo que a su vez interfieren con el tratamiento exitoso para millones de personas, las enfermedades crónicas y la depresión son hechos de la vida.


Una enfermedad crónica, es una condición que dura un tiempo muy largo y por lo general no se puede curar completamente, aunque algunas enfermedades se pueden controlar a través de dietas, ejercicios, y ciertos medicamentos. Ejemplos de enfermedades crónicas incluyen: diabetes, enfermedad del corazón, artritis, enfermedad renal, VIH / SIDA, el lupus y la esclerosis múltiple.

Lidiando con enfermedades crónicas y la depresión

Muchas personas con la enfermedad crónica sufren de depresión, de hecho, la depresión es una de las complicaciones más comunes de la enfermedad crónica. Se estima que hasta un tercio de las personas con una enfermedad grave experimentan síntomas médicos de la depresión.

No es difícil identificar la relación entre la enfermedad crónica y la depresión. Una enfermedad grave puede provocar grandes cambios en el estilo de vida y limitar la movilidad y la independencia de la persona.

La enfermedad crónica puede hacer que sea imposible proseguir con las actividades que se disfruta y puede minimizar la confianza y el sentido de esperanza en el futuro.

No es de extrañar, que las personas con enfermedades crónicas a menudo experimentan un cierto grado de desesperación y tristeza, en algunos casos, los efectos físicos de la enfermedad en sí o los efectos secundarios de los medicamentos también pueden conducir a la depresión.

Enfermedad crónica y depresión: ¿Qué enfermedades crónicas puede desencadenar la depresión?

Aunque cualquier enfermedad crónica puede desencadenar sentimientos de depresión, una persona con una enfermedad crónica, aumenta el riesgo de padecer depresión, según avanza la gravedad de la enfermedad y el nivel de vida, generalmente en el mundo hay un riesgo de sufrir de depresión, del 10 al 25% para las mujeres y el 12.5% para los hombres. Sin embargo, las personas con enfermedades crónicas se enfrentan a un riesgo mucho mayor que es de 25 a 33% que pueden padecer de depresión.

La depresión causada por la enfermedad crónica a menudo agrava el problema, sobre todo si la enfermedad causa dolor y fatiga, o limita la capacidad de una persona para interactuar con los demás.

La depresión puede intensificar el dolor, así como la fatiga y lentitud. La combinación de la enfermedad crónica y la depresión también puede hacer que las personas se aíslen, que es probable que exacerbe la depresión.

Una investigación sobre las enfermedades crónicas y la depresión indica que los índices de depresión son elevados en los pacientes con enfermedades crónicas:

Ataque cardíaco: 40%  a 65% experimentan depresión

La enfermedad arterial coronaria (sin ataque al corazón): 18%  a 20% experimentan depresión

La enfermedad de Parkinson: 40% experimentan depresión

Esclerosis múltiple: 40% experimentan depresión

Cáncer: 25% experimentan depresión

Diabetes: 25% experimentan depresión

El síndrome de dolor crónico: 30% -54% experimentan depresión

Enfermedad crónica y depresión: ¿Cuáles son los síntomas?

En las personas con enfermedades crónicas y depresión, en sí, y para sus familiares los pacientes a menudo pasan por alto los síntomas de la depresión, asumiendo ese sentimiento triste, es normal para alguien que está luchando con la enfermedad.

Los síntomas de la depresión también se enmascaran con frecuencia por otros problemas médicos, lo que resulta en el tratamiento de los síntomas, pero no la depresión subyacente. Cuando ambas enfermedades crónicas y la depresión están presentes, es extremadamente importante para el tratamiento de ambos al mismo tiempo.

Enfermedad crónica y depresión: Opciones de Tratamiento

El tratamiento de la depresión en pacientes con enfermedades crónicas es similar al tratamiento, de la depresión en la gente.

El diagnóstico y los tratamientos precoces pueden reducir la angustia, así como el riesgo de complicaciones y el suicidio, para las personas con enfermedades crónicas y depresión. En muchos pacientes, el tratamiento de la depresión puede producir una mejora de la condición médica general del paciente, una mejora en la calidad de vida, y una mayor probabilidad de pegarse a un plan de tratamiento a largo plazo.

Si los síntomas depresivos están relacionados con la enfermedad física o los efectos secundarios de la medicación, puede ser necesario ajustar el tratamiento o cambiarlo. Cuando la depresión es un problema por separado, se puede tratar sola. Más de 80% de las personas con depresión puede ser tratada con éxito con la medicina, la psicoterapia, o una combinación de ambos. Los medicamentos antidepresivos suelen empezar a tener un efecto positivo en cuestión de semanas. Es importante trabajar en estrecha colaboración con un médico o un psiquiatra para encontrar el medicamento más efectivo.

Consejos para hacer frente a enfermedades crónicas y depresión

La depresión, la discapacidad y las enfermedades crónicas

Vivir con una enfermedad crónica es un enorme desafío, y los períodos de dolor y tristeza son de esperar, ya que vienen a enfrentarse con su enfermedad y sus consecuencias.

Pero si usted encuentra que su depresión persiste o que tiene problemas para dormir o comer, o han perdido el interés en las actividades que normalmente disfruta, es importante buscar ayuda.

Algunos consejos para ayudarle a lidiar con la enfermedad crónica y evitar la depresión: 
Trate de no aislarse. Llegar a los amigos y la familia. Si usted no tiene un sistema de apoyo sólido, tome pasos para construir una. Pregúntele a su médico o terapeuta para referencias a un grupo de apoyo y otros recursos de la comunidad.

Aprenda todo lo que pueda sobre su condición. El conocimiento es poder cuando se trata de obtener el mejor tratamiento disponible y mantener un sentido de autonomía y control.

Asegúrese de que usted tiene el apoyo médico de los expertos de su confianza y se puede hablar abiertamente acerca de sus preguntas y preocupaciones actuales.

Si usted sospecha que su medicamento está causando que se sienta deprimido, consulte a su médico acerca de los tratamientos alternativos.

Si usted tiene un dolor crónico, hable con su médico acerca de la gestión alternativa de dolor.

En la medida posible, siga participando en las actividades que le gustan. Si lo hace, le mantiene conectado, así como aumentar su confianza en sí mismos y el sentido de comunidad.

Si esta deprimido, no espere demasiado tiempo antes de buscar ayuda. Encontrar un terapeuta o consejero en quien usted confíe.

Publicado por:




Artículos relacionados



Related post

Comentarios:

1 comentario:

  1. os síntomas que se presentan en un ataque de pánico son reales, Hace falta mucho apoyo.

    ResponderEliminar

 




Información detallada sobre los antidepresivos






Este sitio web utiliza Cookies.