El dolor y la depresión


Cuando pierde a alguien o algo querido para usted, es natural sentir dolor y tristeza. El proceso de duelo es una respuesta muy normal, y la mayoría de las personas experimentan. Pero cuando el dolor abarca su vida y usted comienza a sentirse desesperado, impotente y sin valor, entonces es el momento de hablar con su médico sobre el dolor y la depresión.


¿Qué es el dolor?

El dolor es una respuesta natural a la muerte o la pérdida. Cada año, entre el 5% y el 9% de la población mantienen la pérdida de un familiar cercano. Pero ese no es el único tipo de pérdida que puede causar dolor. La gente puede sentir la pérdida cuando:

El dolor y la depresión

Ellos se separan de un ser querido
Pierden un empleo, cargo o los ingresos
Una mascota muere o huye
Los niños se van de casa
Experimentan un cambio importante en la vida, tales como conseguir un divorcio, mudarse o retirarse

Mientras que todos experimentamos dolor y la pérdida, cada uno de nosotros es único en las formas en las que se  hace frente a nuestros sentimientos.

Algunas personas tienen habilidades de afrontamiento saludables. Ellos son capaces de experimentar dolor sin perder de vista sus responsabilidades diarias. El proceso de duelo es una oportunidad para que alguien llore. Se facilitó al reconocer el dolor, dejando tiempo para trabajar, y la búsqueda de apoyo para la pena.

Otras personas, sin embargo, no cuentan con los mecanismos de defensa o el apoyo que necesitan, esa falta en realidad obstaculiza el proceso de duelo.

¿Cómo reacciona la gente al dolor y la pérdida?

Hay etapas específicas del dolor. Son el reflejo de las reacciones comunes que la gente tiene en su intento de dar sentido a una pérdida. Una parte importante del proceso de curación está experimentando, y aceptar los sentimientos que surgen como resultado de la pérdida. Estas son las etapas comunes de dolor que las personas pasan por:

La negación, adormecimiento y shock: El entumecimiento es una reacción normal a una muerte o pérdida, y no debe ser confundido "sin cuidado". Esta etapa de dolor ayuda a proteger al individuo de experimentar la intensidad de la pérdida. En realidad, puede ser útil cuando la persona en duelo tiene que tomar algunas medidas, tales como la planificación de un funeral, notificar a los familiares, o la revisión de los documentos importantes. A medida que el individuo se mueve a través de la experiencia y poco a poco reconoce su impacto, la negación y la incredulidad inicial disminuirá.

Negociación: Esta etapa del duelo puede estar marcada por pensamientos persistentes acerca de lo que "se podría haber hecho" para evitar la muerte o la pérdida. Algunas personas se obsesionan con el pensamiento acerca de las formas específicas de las cosas de como se podrían haber hecho de otra manera para salvar la vida de la persona o prevenir la pérdida. Si esta etapa de dolor no es tratado y resuelto, la persona puede vivir con intensos sentimientos de culpa o la ira que puede interferir con el proceso de curación.

Depresión: En esta etapa del duelo, la gente comienza a darse cuenta y sentir el verdadero alcance de la muerte o la pérdida. Los comunes síntomas de la depresión en esta etapa incluyen dificultad para dormir, falta de apetito, fatiga, falta de energía, y ataques de llanto. El individuo también puede experimentar la autocompasión y sentirse solo, aislado, vacío, perdido, y ansioso.

Ira: Esta etapa de dolor es común. Por lo general ocurre cuando un individuo se siente impotente y sin poder. La ira puede surgir de un sentimiento de abandono debido a la muerte o la pérdida. A veces, la persona está enojada con un poder superior, a los médicos que atendieron al ser querido, o hacia la vida en general.

Aceptación: Con el tiempo, una persona puede entrar en este momento de dolor y llegar a un acuerdo con todas las emociones y sentimientos que se experimentan cuando se produjo la muerte o la pérdida. La curación puede comenzar una vez que la pérdida se integra en conjunto del individuo de experiencias de vida.
A lo largo de la vida de una persona, él o ella pueden volver a algunas de las primeras etapas de la pena, como la depresión o la ira. Dado que no hay reglas o límites de tiempo para el proceso de duelo, el proceso de cicatrización de cada persona será diferente.

¿Qué puede interponerse en el camino del proceso de curación?

Hay factores que pueden impedir o retrasar el proceso de curación después de una muerte o pérdida. Ellos incluyen:

Evitar emociones
Comportamientos compulsivos
Minimizar sentimientos
Exceso de trabajo en el trabajo
Auto medicarse con drogas, alcohol u otras sustancias

¿Qué factores podrían ayudar a resolver el dolor del duelo?

Aquí hay algunas tácticas que pueden ser utilizados para ayudar a resolver el dolor del duelo:

Reconocer y aceptar sentimientos tanto positivos como negativos.
Tómese el tiempo suficiente para experimentar pensamientos y sentimientos.
Confiar en una persona de confianza de la pérdida.
Expresar sentimientos abiertamente y escribir entradas del diario de ellos.
Encontrar grupos de duelo en el que hay otras personas que han sufrido pérdidas similares.
Recuerde que el llanto puede proporcionar una liberación.
Busque ayuda profesional si los sentimientos son abrumadores.

¿Qué puedo hacer si mi dolor no se va a resolver?

Si el dolor continúa y se produce una depresión profunda y prolongada con síntomas físicos tales como la falta de sueño, pérdida de apetito, pérdida de peso, e incluso pensamientos de suicidio, es posible que tenga una afección conocida como duelo complicado y debe hablar con su médico tan pronto como sea posible.

A veces, una depresión mayor puede desarrollar junto con la depresión reactiva asociada con el dolor. Mientras que la depresión, como parte de la reacción de aflicción puede desaparecer después de varios meses, la depresión mayor es un trastorno médico y requiere tratamiento por resolver.

Publicado por:






Share:

Artículos relacionados


Related post

Disqus

Disqus comments:


Facebook

Facebook comments: