Depresión en niños


¿Realmente los niños sufren de depresión?

Sí. La depresión infantil es diferente de la normal y las emociones cotidianas que ocurren cuando un niño se desarrolla.

El hecho de que un niño parece triste, no necesariamente significa que él o ella tengan depresión significativa.


Si la tristeza se vuelve persistente día a día, la depresión puede ser un problema. Si su hijo tiene mal comportamiento, que interfiere con las actividades sociales normales, el desinterés, en los trabajos escolares, o en la vida familiar, esto puede indicar que él o ella tienen una enfermedad depresiva.
Tenga en cuenta que la depresión es una enfermedad grave, y su hijo es un ser tratable. 

Depresión en niños

¿Cómo puedo saber si mi hijo está deprimido? 

Los síntomas de la depresión en los niños varían. Es por eso que ha menudo sin diagnosticar y sin tratar se hace pasar como normales los cambios emocionales y psicológicos que ocurren durante el crecimiento de los niños.

Los primeros estudios médicos se centraron en la depresión "enmascarada", este es un estado de ánimo deprimido, donde el niño se pone en manifiesto, mediante acciones o comportamiento agresivo.
Mientras esto ocurre, sobre todo en los niños más pequeños, muchos niños muestran tristeza o desánimo, similares a los adultos que están deprimidas.
Los síntomas principales de la depresión giran en torno a la tristeza, un sentimiento de desesperanza y cambios de humor.

Los signos y síntomas de la depresión en los niños incluyen:

Irritabilidad o ira.
Continuos sentimientos de tristeza y desesperanza.
Aislamiento social.
Aumento de la sensibilidad al rechazo.
Cambios en el apetito,  ya sea aumentado o disminuido.
Los cambios en el sueño, insomnio o sueño excesivo.
Arrebatos verbales o llanto.
Dificultad para concentrarse.
La fatiga y baja energía.
Quejas de malestares físicos (tales como dolores de estómago, dolores de cabeza) que no responden al tratamiento.
Disminución de la capacidad para funcionar durante los eventos y actividades en la casa o con los amigos, en la escuela, actividades extracurriculares y en otras aficiones o intereses.
Sentimientos de inutilidad o de culpa.
Dificultad para pensar o concentración.
Pensamientos de muerte o suicidio.

No todos los niños tienen todos estos síntomas. De hecho, la mayoría mostrará diferentes síntomas en diferentes momentos y en diferentes contextos. Aunque algunos niños pueden seguir funcionando razonablemente, bien en los entornos estructurados, la mayoría de los niños con depresión significativa sufrirá un cambio notable en las actividades sociales, pérdida de interés en la escuela y bajo rendimiento académico, o un cambio en la apariencia.
Los niños también pueden comenzar a usar drogas o alcohol, especialmente si son mayores de 12 años. Aunque es relativamente raro en jóvenes menores de 12 años, los niños hacen intentos de suicidio y puede hacerlo impulsivamente cuando están molestos o enojados.
Las niñas tienen más probabilidades de intentar suicidarse, pero los niños son más propensos a quitarse la vida, cuando en realidad hacen el intento.
Los niños con antecedentes familiares de violencia, abuso de alcohol o abuso físico o sexual, están en mayor riesgo de suicidio, así como aquellos con síntomas depresivos.

¿Porque los niños se deprimen?

Cerca de 2.5% de los niños en los EE.UU. sufren de depresión, esta es la causa que un niño pase la mayor parte del día deprimido. La depresión es mucho más común en los niños menores de 10 años. Pero a los 16 años, las niñas tienen una mayor incidencia de depresión.

El trastorno bipolar es más común en los adolescentes y menos grave que en los niños más pequeños.
Trastorno bipolar en los niños puede ser más grave que en los adolescentes.
Este trastorno puede ocurrir con déficit de atención con hiperactividad, trastorno obsesivo compulsivo (TOC), o trastorno de la conducta (TDC).

¿Qué causa la depresión en los niños?

Como en los adultos, la depresión en los niños puede ser causada por una combinación de factores que se relacionan con la salud física, eventos de la vida, la historia familiar, el medio ambiente, la vulnerabilidad genética y las alteraciones bioquímicas.
La depresión no es un estado de ánimo pasajero, ni es una enfermedad que se cura sin tratamiento adecuado.

¿La depresión en los niños?

Los niños con antecedentes familiares de depresión tienen un mayor riesgo de sufrir depresión a sí mismos. Los niños que tienen padres que sufren de depresión tienden a desarrollar su primer episodio de depresión, antes de lo que sus padres lo desarrollaron.
Los niños de familias caóticas o conflictivas, o los niños y adolescentes que abusan de sustancias como el alcohol y las drogas, también están en mayor riesgo de tener depresión.

¿Cómo se diagnostica la depresión en los niños?

Si los síntomas de la depresión en el niño han durado por lo menos dos semanas, usted debe hacer una cita con su médico para asegurarse de que no hay razones para los síntomas físicos y para asegurarse de que su hijo reciba el tratamiento adecuado.
Una consulta con un profesional de salud mental que se especialice en niños también es recomendable.
A la salud mental de evaluación debe incluir entrevistas con (el padre, madre o cuidador primario) del niño,  cualquier prueba adicional psicológica es necesaria.
Información de los maestros, amigos y compañeros de clase puede ser útil para mostrar que estos síntomas son consistentes durante varias actividades del niño y ver si hay  un notable cambio de comportamiento al anterior.
No existen pruebas específicas claramente que pueden mostrar la depresión en los niños, médicos y psicólogos utilizan otras  herramientas como cuestionarios (tanto para el niño y sus padres) en combinación con la información personal puede ser muy útil para ayudar a diagnosticar la depresión en los niños.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

Las opciones de tratamiento para los niños con depresión son similares a las de los adultos, incluyendo psicoterapia (consejería) y la medicación.
El papel que la familia  debe desempeñar en el entorno del niño, en el proceso de tratamiento es diferente, que la de los adultos.
El médico que le trata a un niño puede sugerir psicoterapia en primer lugar, y considerar la medicación con los antidepresivos como una opción adicional si no hay una mejora significativa.
Los mejores estudios hasta la fecha indican que la combinación de la psicoterapia y la medicación es más eficaz en el tratamiento de la depresión.

Los estudios demuestran que el antidepresivo Prozac es eficaz en el tratamiento de la depresión en niños y adolescentes.La droga está oficialmente reconocida por la FDA para el tratamiento de niños de 8 a 18 años con depresión.

El tratamiento de niños con trastorno bipolar

Los niños con trastorno bipolar suelen tratarse con psicoterapia y una combinación de medicamentos, por lo general es aplicado un antidepresivo y un estabilizador del estado de ánimo.
Los antidepresivos deben ser utilizados con precaución, ya que pueden desencadenar episodios de manía o comportamiento hiperactivo en niños con trastorno bipolar.
La FDA advierte que los medicamentos antidepresivos pueden aumentar el riesgo de pensamientos y conductas suicidas en niños y adolescentes con depresión y otros trastornos psiquiátricos.

Perspectivas a largo plazo

Los estudios han encontrado que por primera vez la depresión en los niños se produce a una edad más temprana que antes.
Como en los adultos, la depresión puede ocurrir más tarde en la vida. La depresión a menudo se produce al mismo tiempo como otras enfermedades físicas. Y debido a que los estudios han demostrado que la depresión puede ser la enfermedad mental más grave en el futuro.
Un diagnóstico, el tratamiento temprano y un estrecho seguimiento son esenciales para tratar la depresión.
Como padres, a veces es más fácil negar que un niño tiene depresión. Usted puede disuadir a buscar la ayuda de un profesional de salud mental debido a los estigmas sociales asociados con la enfermedad mental.
Es muy importante para ustedes como padres, entender sobre la depresión y darse cuenta de la importancia del tratamiento para que su hijo pueda seguir creciendo físicamente y emocionalmente de una manera saludable.
También es importante buscar educación sobre la depresión, esto puede tener un beneficio sobre el futuro de su hijo durante la adolescencia y la edad adulta.

La depresión en los niños (señales de alerta)

Los padres deben estar especialmente atentos a las señales que pueden indicar que un niño corre el riesgo de suicidio.

Las señales de advertencia del comportamiento suicida en los niños incluyen:

Muchos de los síntomas depresivos (cambios en la alimentación, el sueño, actividades)
Aislamiento social
Hablar de suicidio, desesperanza o desamparo
El aumento de acting out de los comportamientos indeseables (sexual o de conducta)
El aumento de los comportamientos de toma de riesgos
Accidentes frecuentes
Abuso de sustancias
Centrarse en temas negativos y morbosos
Hable acerca de la muerte y el morir
Llorando aumento o reducción de la expresión emocional
Regalando posesiones

Publicado por:



Share:

Artículos relacionados


Related post

Disqus

Disqus comments:


Facebook

Facebook comments: