Salud Tratamientos











Cual es el problema con los tranquilizantes


Bueno primero les voy a contar una historia. Una mujer de 30 años comenzó a tomar medicamentos para su trastorno y lo dejo por completo, luego volvió a retomar la medicación ya que sufrió un segundo ataque de pánico, esto le sucedió porque que tuvo problemas en su matrimonio. La medicación funciono por un buen tiempo, pero ahora se siente muy ansiosa y deprimida al mismo tiempo, el cual volvió a tener un ataque severo de pánico como lo tenía al principio. Recientemente ella trato de interrumpir la medicación, pero después de tres días comenzó a experimentar una ansiedad severa, el cual tenía todos los síntomas de insomnio, temblores, y extraños dolores punzantes en el abdomen y en la pelvis. Ahora retomo de nuevo su tratamiento pero se siente atrapada en ellos.


A través de los años hemos desarrollado medicamentos eficaces, los cuales son depresores del sistema nervioso central, tales como el éter, el hidrato de cloral y los barbitúricos. Luego vino el medicamento Librium (clordiazepóxido) y finalmente tuvimos al Valium, seguido por muchos nuevos miembros de la familia de las benzodiazepinas.

Cual es el problema con los tranquilizantes

Benzodiazepinas:

Entre el tipo de benzodiazepinas tenemos al Valium (diazepam), Xanax (alprazolam), Restoril (temazepam), Rivotril (clonazepam), Serax (oxazepam), Ativan (lorazepam), Halcion (triazolam), Paxil (Seretran). Los nombres de marca están en mayúsculas y los nombres genéricos están entre paréntesis. La principal característica distintiva entre ellos es en su velocidad de aparición y la duración de la acción. Ya sea que se utilizan para tratar la ansiedad, los espasmos musculares, insomnio o la depresión, pero aún es una cuestión de marketing. Ellos trabajan por la unión a los receptores en el cerebro y la función inhibidora o deprimente en las células nerviosas específicas. Si esas neuronas específicas se disparan automáticamente son las causantes de la ansiedad o del pánico, al igual que la excitación que interfiere con el sueño o convulsiones, estas píldoras trabajan para aliviar el síntoma preocupante.

El problema con el uso continuado de estas pastillas es que a veces, causa problemas peores que el síntoma que han sido prescritos.

Para algunos problemas agudos, las benzodiazepinas son sumamente valiosas. Por desgracia, se prescriben en exceso. Sólo se debe utilizar si hay un diagnóstico claro y los beneficios superan a los riesgos potenciales. Con pocas excepciones, las benzodiazepinas se deben dar por varios días a varias semanas y luego deben ser detenidas. Los estudios han demostrado que después de varias semanas, debido a los cambios adaptativos en el cerebro, los niveles de ansiedad, depresión, insomnio vuelven a estar en un estado normal. Pero en las investigaciones clínicas se ha demostrado que el uso prolongado de benzodiacepinas en realidad hace que la ansiedad y la depresión empeore aun más.

Otros efectos adversos incluyen la interferencia con la memoria, falta de coordinación y las caídas, mayor riesgo de accidentes de tráfico, problemas cognitivos. Especialmente en aquellos con mayor riesgo a causa de trastorno adictivo anterior o antecedentes familiares. Las personas mayores no manejan bien las benzodiazepinas, de los cuales pueden experimentar muchos efectos secundarios como confusión, falta de coordinación y síntomas que simulan demencia.

Para la ansiedad y el trastorno de pánico, al igual que el trastorno del sueño y la depresión, es en donde se necesita la terapia que contenga una duración mas larga a lo habitual. Hay alternativas farmacológicas que son seguros y no adictivos. Psicoterapia, como la terapia cognitiva, se ha demostrado ser superiores a las benzodiazepinas para el tratamiento de muchos problemas emocionales.

La discontinuación de las benzodiazepinas en las personas que han estado tomando durante más de varios meses debe hacerse gradualmente y bajo supervisión médica.

El cese repentino puede provocar un síndrome de abstinencia grave como, severidad de inquietud, ansiedad e insomnio, hipertensión, palpitaciones y vómitos, hasta convulsiones. A menudo es difícil separar los síntomas de abstinencia de rebote o la recaída de los síntomas psiquiátricos originales. En algunas personas que han recibido benzodiazepinas durante un largo periodo, hay un síndrome de abstinencia prolongada, con inquietantes síntomas cognitivos, neurológicos y múltiples tipos de trastornos orgánicos del sistema, que en algunos puede durar muchos meses.

Si usted está preocupado acerca de su uso de este tipo de medicamento, hable con su médico. Si el medicamento sigue siendo eficaz y no hay efectos secundarios significativos, es posible que desee permanecer con ellas. Si usted desea darse de alta con este tipo de medicamentos, primero consulte con un medico especialista para poder realizar el seguimiento, lo que deberá realizar su medico es un protocolo seguro para la desintoxicación gradual. Si la adicción se ha producido, será importante recibir asesoramiento adicional a la adicción, al igual que deberá tener una terapia de prevención de recaídas para que pueda aprender eficaces habilidades de afrontamiento para mantenerse libre de drogas y sentirse bien.



Artículos relacionados



Related post

Comentarios:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 




Información detallada sobre los antidepresivos






Este sitio web utiliza Cookies.