Como superar el Insomnio


El insomnio puede referirse a cualquiera dificultad para conciliar el sueño o dificultad para mantener el sueño, o ambas cosas. Los problemas con el sueño se asocian a menudo con condiciones médicas (por ejemplo, artritis, diabetes, dolor crónico, el síndrome de las piernas inquietas), las condiciones de salud mental (por ejemplo, depresión, ansiedad), así como el uso de drogas, alcohol y medicamentos. Este tipo de insomnio es llamado insomnio secundario porque hay una causa subyacente de la dificultad para dormir. Sin embargo, a veces el insomnio no tiene una causa subyacente y entonces se conoce como insomnio primario.


El insomnio puede ser de corta o larga duración. El insomnio de corto plazo (por ejemplo, la falta de sueño que se produce justo antes de una prueba importante) es muy común y se considera una reacción de estrés normal que normalmente desaparece a medida que pasa el estrés. El insomnio crónico, por otro lado, se refiere a los problemas del sueño que se producen al menos 3 noches por semana y han durado más de 1 mes.


El insomnio a veces provoca más insomnio

A veces, paradójicamente, los hábitos que las personas desarrollan para hacer frente a los retrasos de insomnio durante la noche pueden llevarlos al fracaso. Estos hábitos problemáticos incluyen las siestas durante el día, abandonando el ejercicio regular debido a la fatiga o el consumo excesivo de café para promover el estado de alerta.

La práctica de la buena higiene del sueño presta asistencia en el restablecimiento de los patrones normales del sueño.

Buscar tratamiento para el insomnio

El tratamiento para trastornos del sueño se debe buscar cuando ha durado más de un par de semanas, y se asocia con problemas durante el día, tales como cambios de humor, o dificultad para enfocar o para permanecer alerta. Para que un médico pueda dar su diagnóstico de insomnio primario, primero debe establecer todas las otras posibles causas de alteración del sueño, esto seria lo primero que debería eliminar su medico. Para ello, el médico le hará preguntas detalladas, incluyendo una historia del sueño (cuando y cuánto tiempo duerme, cómo se siente antes de dormir y cuando te despiertas, las conductas específicas del sueño como los ronquidos y la integridad física o espasmos), todo esto debería ser evaluado por su medico llevando acabo un historial de su vida. Un examen físico y ciertas pruebas de laboratorio deberán llevarse a cabo.

Si el problema del sueño es crónico, su médico le puede pedir que lleve un diario de sus sueños. Esto proporciona la mejor información sobre el desempeño real del sueño, su variabilidad noche a noche, y sus efectos en el funcionamiento diurno.

El tratamiento del insomnio

El tratamiento del insomnio destaca lo siguiente:

Tratamiento de la causa subyacente
La reducción del estrés
Buena higiene del sueño

Uso estratégico de la promoción de medicamentos de sueño

Si alguna otra condición médica (por ejemplo, dolor de artritis o depresión) está causando el insomnio, la causa subyacente debe ser tratada primero. Algunas personas pueden necesitar ayuda con el sueño, mientras que la causa subyacente se está tratando.

Para conciliar el sueño, es un proceso pasivo que requiere el cuerpo y la mente para estar relajado, las estrategias que calma la mente y el cuerpo son muy útiles en el manejo del insomnio.

El ejercicio tiene un efecto directo y positivo en varios factores que afectan el insomnio. Reduce los efectos del estrés, mejora el estado de ánimo, y profundiza el sueño. El ejercicio regular, diario completado por lo menos 4 horas antes de acostarse por lo general mejora significativamente el sueño.

Relájese antes de irse a dormir: Para asegurar una relajante "zona de seguridad" antes de la hora de acostarse, es útil para detener todas las tareas relacionadas con el trabajo 90 minutos antes de ir a dormir. Otras estrategias de relajación útiles incluyen, ejercicios de relajación (centrándose en la respiración y la relajación muscular) o el ejercicio suave, como el yoga.

"La regla de los 20 minutos" es una técnica de uso frecuente conjuntamente con las prácticas de higiene del sueño. El objetivo es que usted debe asociar su mente a la cama y pensar que esta dormido. Si después de apagar las luces o al despertar, no te duermas en lo que se siente como 20 minutos, debería levantarse y volver a la cama sólo cuando se siente "somnoliento o cansado." (Mirando el reloj es una actividad excitante, todas las caras del reloj debe ser rechazado.)

Este paso usted deberá repetirlo durante todas las noche si es necesario, hasta que la alarma vuelva a sonar. La cantidad de veces que usted deberá despertarse durante la noche va a crear un grado de privación de sueño, que aumentará la presión del sueño a la noche siguiente. De esta manera, con el tiempo, mejora el sueño.

Restricción del sueño es otro método que reduce el "despertar" el tiempo en la cama, y aumenta la profundidad y la calidad del sueño. En primer lugar, el tiempo medio de sueño actual se calcula a partir del diario de sueño. Esto se hace restando todas las veces que usted se "despierta" el cual es el tiempo desde el tiempo total empleado en la cama. Este "tiempo de sueño" puede ser, por ejemplo, 5 horas y 20 minutos. Esta cantidad de tiempo es el tiempo asignado a la nueva hora de irse a la cama. Dependiendo de su preferencia (tipos matutinos prefieren levantarse temprano, los tipos de la noche prefieren estar despiertos hasta tarde) el tiempo nuevo que surja se establece y se mantiene constante, e irás a la cama 5 horas y 20 minutos antes de la hora seleccionada para levantarse.

Al igual que la "regla de los 20 minutos," dormir o tener una restricción, por lo general resulta en un grado leve de la falta de sueño (somnolencia diurna y la fatiga), pero crea un aumento de presión para poder dormir por las noches. Una vez que esto comienza a ocurrir, el médico aumentará el tiempo permitido en cama por 10 a 15 minutos. De esta manera, el tiempo en la cama se aumenta lentamente hasta que el sueño se altera de nuevo. Entonces, el tiempo de sueño previo asociado con despertares se convierte en el nuevo tiempo de sueño.

Los medicamentos para dormir sólo deben utilizarse durante el menor período de tiempo posible y en la dosis más baja. Esto se debe a que los medicamentos para dormir, cuando se usa con regularidad, pierden eficacia con el tiempo y pueden crear hábito. Medicamentos específicos que promueven el sueño incluyen temazepam, zopiclona, zolpidem y para evitar la sedación durante el día, los medicamentos de acción prolongada (incluyendo los de venta antihistamínicos) estos en cambio no deben ser utilizados.



Artículos relacionados


Related post

Disqus comments:


Facebook comments:

2 comentarios:

  1. Muchas veces no se le da importancia al Insomnio ni se lo menciona en la consulta medica, esto puede ser una gravedad

    ResponderEliminar
  2. Lo vital para solucionar el tratamiento de insomnio es hacer deporte, comer sano y no consumir alcohol cuando nos vayamos a dormir

    ResponderEliminar

 

This is an amp-user-notification. It uses local storage to store the dismissed state.